Ruta por el Casco Histórico (Parte I)

Índice

Casa de oficios y caballeros.


Ocupan el lateral occidental de la plaza de la Mariblanca a la que abren sus bellos soportales. Su función era la del mantenimiento y administración del Real Sitio y alojamientos del séquito, especiales en época de jornadas Reales.

 

 

Ambas construcciones aparecen unificadas hacia la Plaza de San Antonio, aunque responde a distintos momentos. La Casa de Oficios fue proyectada por Juan de Herrera (1854), prolongándose su construcción durante el siglo XVII. Estas fases no concluyen hasta el siglo XVIII, periodo en el que da fin a la Casa de Caballeros (1767), sobre los planos de Gómez de Mora (siglo XVIII), bajo la dirección de Santiago Bonavia y sus sucesores Marquet y Serrano.

 

Casa de Infantes.

Edificio civil, encargado por Carlos III a Juan de Villanueva, para el alojamiento de los Infantes Gabriel y Antonio.

 

 

Sigue las premisas del siglo XVIII en cuanto a la ornamentación arquitectónica y la funcionalidad. Se concibe como espacio integrado a la plaza, con la uniformidad que proporciona el sistema de arquerías, y constituye un ámbito semiurbano y de conexión entre el casco histórico y el núcleo en torno a palacio Construido por Serrano en 1772 para alojamiento de las familias del os hijos de Carlos III, esta situada en el lateral oriental de la plaza de la Mariblanca y frente a la de Caballeros.

 

Real Iglesia de San Antonio.

Proyectada por los arquitectos Isidro González Velázquez y Santiago Bonavia en el siglo XVIII, tiene su origen en un oratorio que Felipe IV mandó habilitar como provisional debido a la poca capacidad de la Capilla Real que solo tenía dos altares. Fue también utilizada como cuartel por las tropas napoleónicas.

 

 

Se integra en la formación de la plaza de San Antonio, centro neurálgico de Aranjuez y conocida tradicionalmente como la plaza de la Mariblanca, primera de las iniciativas de la expansión urbana del Real Sitio. Se concibió como capilla real, ocupando el punto de fuga de la plaza y asimilándose a un sistema de arquerías que articulan el gran espacio, mediante un juego de curvas y contra curvas.

 

 

Se encuadra en un urbanismo cortesano donde la influencia italiana es patente, debido en gran parte al autor del proyecto. A esta influencia responde su concepto de planta circular centralizada, subrayada por la cúpula.

Teatro Real.

Ordenado construir por Carlos III, al arquitecto Jaime Marquet en 1769. Durante el siglo XIX y XX sufrió varias modificaciones que desvirtuaron su aspecto inicial.

Su fachada reconoce una organización rematada con frontón, utilizando elementos de tradición clásica.

Estaba dedicado a la representación de comedias y tragedias españolas y óperas italianas. El edificio, realizado ex profeso, asume la función de un teatro anterior albergado en el propio Palacio Real.

En 1876, el rey Alfonso XII cedió su usufructo al municipio. Actualmente se encuentra en reconstrucción.

 

Mercado de Abastos.

Obra del arquitecto Enrique Sánchez Sedeño, realizada por iniciativa municipal. Esta obra, introduce el vocabulario formal de un nuevo material como el hierro, e interpreta el uso del ladrillo y piedra (de Colmenar) tan característicos de la arquitectura de Aranjuez, y siguiendo una tradición hispana.

Pero en igual medida mantiene la continuidad modular y volumétrica del conjunto urbano del siglo XVIII, sometiéndose a su escala. Los cajones del mercado, dispuestos perimetralmente, definen un espacio abierto al interior.

 

 

La deificación del mercado de abastos a finales del siglo XIX (1892-1895) y recientemente restaurado termina de conformar la Plaza de la Constitución, con un último elemento, la escultura de Alfonso XII que centra la plaza, espacio público plenamente decimonónico tanto en su tipología arquitecta, como en su denominación y uso.

Es el primer edificio de promoción y titularidad municipal. Atiende a una demanda comercial, derivada de la tradición agrícola y la ubicación de Aranjuez como cabeza de comarca.

 

Casa del Gobernador.

Carlos IV encargó a Juan de Villanueva el proyecto de construir una casa para vivienda del gobernador del Sitio y establecimiento de los oficios de Contaduría, Tesorería y Escribanía. Albergaba las oficinas administrativas del Real Sitio.

 

 

Es una obra de arquitectura bien construida, proporcionada y sin ornamentos. En ella aparecen los elementos característicos de la arquitectura vilanovina; vanos adintelados y portadas sencillamente destacadas, con escasez de elementos decorativos.

Horizontalidad y predominio de la función sobre el ornamento. Actualmente alberga instalaciones universitarias.

Ir a la Ruta por el Casco Histórico (Parte II)

Ayuntamiento de Aranjuez - Plaza de la Constitución s/n
Powered by Joomla!